miércoles, 23 de septiembre de 2020

BENVIDOS A UN NOVO CURSO

ASUME LIBREMENTE







 …TU RESPONSABILIDAD

 

Es fácil echar “balones fuera”. La culpa de todo lo malo que ocurre en el mundo, y en nuestra sociedad, siempre la tiene el otro. Y, ciertamente, algunas veces la tiene. Pero nosotros también tenemos nuestra responsabilidad.

Si nosotros no vivimos comprometidos en nuestra pequeña parcela de vida para hacer posible un entorno mejor... poco podremos reclamar y exigir a los demás.

Estamos en medio de una pandemia y de una crisis económica mundial sin precedentes.

Sin embargo, más allá de intentar no perder el norte, tomar precauciones, asimilar la información de forma clara y de no dejarnos llevar por el alarmismo… hay un aspecto muy positivo: podemos recuperar la responsabilidad y el bien común como valor de nuestra sociedad.

En una época profundamente individualista nos encontramos en una situación en la que más que nunca nuestras decisiones cuentan. Tenemos ante nosotros un reto maravilloso: pensar más en el otro, y considerar que muchas de nuestras acciones tendrán repercusión, para bien y para mal, sin saber cuándo ni cómo, en personas que no conocemos.

En situaciones tan difíciles, como la que estamos viviendo, recordemos que Dios se hace presente en nuestras vidas, solo hay que estar atentos a su presencia. El relato bíblico del Génesis nos muestra la cercanía de Dios con Jacob, escapado de su hermano Esaú y volviendo a su tierra a buscar nuevas posibilidades para rehacer su vida. Tuvo un sueño que lo transformó e hizo un hombre nuevo. Dios repite estas palabras que le dijo a Jacob «Estoy contigo, te protegeré a donde vayas, no te abandonaré» (Gn 28, 15).

 

Dios se preocupa por nosotros. Se interesa por mí, por los acontecimientos de mi vida, por mis dificultades cotidianas que solo yo conozco.

 

UNA VIEJA HISTORIA … HUELLAS EN LA ARENA

Una noche tuve un sueño... Soñé que estaba caminando por la playa con el Señor y, a través del cielo, pasaban escenas de mi vida. 



Por cada escena que pasaba, percibí que quedaban dos pares de pisadas en la arena: unas eran las mías y las otras del Señor. 


Cuando la última escena pasó delante de mí, miré hacia atrás, hacia las pisadas en la arena y noté que muchas veces en el camino de mi vida quedaban sólo un par de pisadas en la arena. 

            Noté también que eso sucedía en los momentos más difíciles de mi vida. Eso realmente me perturbó y pregunté entonces a DIos: "Señor, Tú me dijiste, cuando decidí seguirte, que caminarías conmigo a lo largo del camino, pero durante los peores momentos de mi vida había en la arena sólo un par de huellas. No comprendo por qué me dejaste en las horas en que yo más te necesitaba". 

            Entonces, Él, clavando en mí su mirada infinita, me contestó: "Mi querido hijo. Yo te amo y jamás te abandonaría en los momentos más difíciles. Cuando viste en la arena sólo un par de pisadas fue justamente allí donde te cargué en mis brazos".

 

-     ¿Cómo me voy a interesar este año por mis compañeros, mis profesores,  mi familia…?

-     ¿Cómo mostrarme cercano y conocer mejor a quienes me rodean cuando las circunstancias actuales nos piden que nos “distanciemos”?

-     Dios camina con nosotros, a nuestro lado; necesitamos dejarnos llevar por Él, ponernos en sus manos. ¿Hacia dónde dirigiré mis pasos en este curso?

 

ORACIÓN FINAL

Señor,

Volvemos al colegio con muchos temores e incertidumbres

Pero también con ilusión renovada y

unas ganas tremendas de compartir nuestras esperanzas, miedos, alegrías…

.

 

Somos conscientes

de que vivir hoy en este mundo y en esta sociedad

exige estar despiertos,

vivir con intensidad el día a día,

ser uno mismo y tener criterios propios.

 

Ayúdanos, Señor, a trabajar sin desaliento

para superar juntos esta realidad que nos tocó vivir  

Y para poner todas nuestras capacidades

en hacer otro mundo distinto,

más solidario y fraterno.

 



Que a lo largo del curso

nuestro esfuerzo y nuestra ilusión no decaigan.

Gracias, Señor, porque estamos seguros

de contar con tu ayuda de amigo.

FELIZ CURSO